Jueves, Febrero 29

Un espacio de difusión, reflexión y promoción del Derecho Probatorio en Chile.

Declaración ante policía con vulneración de derechos (rechazado) 2013

Caso Ricardo Arévalo (31 de diciembre 2013/ Rol: 11482-13)
Recurso de nulidad penal por prueba ilícita
Corte Suprema (Ministros Juica, Künsemüller, Cisternas, Escobar y el abogado integrante Peralta)

Decisión recurrida:

Ricardo Arévalo fue condenado por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Los Ángeles a la pena de 20 años de presidio mayor en su grado máximo, más penas accesorias, como autor del delito de violación con homicidio. Los hechos ocurrieron en el año 2012 en la comuna de Santa Bárbara.

Argumentos del recurrente:

La defensa invoca como causal de nulidad la letra a) del art. 373 CPP, denunciando la infracción del derecho al debido proceso asegurado en el art. 19 Nº 3 de la Constitución y el art. 8.3 de la Convención Americana de Derechos Humanos. Explica que Carabineros fue a buscar al imputado a su domicilio en virtud de una orden amplia de investigar, y lo trasladaron a un cuartel policial en calidad de testigo interrogándolo alrededor de 2 horas sin informarle sus derechos ni llevar registro de la declaración. El imputado habría confesado voluntariamente el asesinato de su ex pareja y que habría enterrado su cuerpo en el bosque. Luego de esta confesión funcionarios policiales lo llevaron al lugar indicado y desenterraron el cuerpo. Solo después de todas estas diligencias se informó al fiscal de la causa, interrogándolo nuevamente sin la presencia de un abogado defensor. La defensa también invocó causales subsidiarias de nulidad.

Argumentos de la Corte Suprema:

La Corte constata que el tribunal de juicio oral declaró nula la declaración del imputado ante la policía, por ser contraria al principio de no autoincriminación. Sin embargo, el tribunal estimó que la declaración voluntaria prestada ante el fiscal, luego de ser informado de sus derechos , no se produjo con infracción de garantías y por tanto fue valorada como prueba. La Corte argumenta que hay ocasiones en que la exclusión de la prueba es una medida excesiva, y debe tomarse en cuenta el principio de proporcionalidad, en este caso considerando la gravedad del delito imputado. Además, los funcionarios policiales actuaron de buena fe ya que la orden de investigar se originó en una denuncia por presunta desgracia, y debido a la confesión de los hechos el estatus del interrogado cambió de testigo a imputado de manera imprevista. Por consiguiente, la Corte rechazó el recurso por unanimidad.

Ver sentencia

Compartir en redes