Martes, Junio 18

Un espacio de difusión, reflexión y promoción del Derecho Probatorio en Chile.

Extracción de sangre sin advertir derechos (rechazado con disidencia) 2015

Caso Enrique Barraza (7 de abril 2015/ Rol: 2855-15)
Recurso de nulidad penal por prueba ilícita
Corte Suprema (Ministros Juica, Dolmestch, Cisternas, Cerda y el Abogado Integrante Matus)

Decisión recurrida:

Enrique Barraza fue condenado por el Juzgado de Garantía de Illapel (procedimiento simplificado) a la pena de 300 días de presidio, multa de 4 UTM más accesorias, como autor del delito de conducción en estado de ebriedad con resultado de daños. Se concedió la pena sustitutiva de remisión condicional de la pena, y se impuso el pago de costas.

Argumentos del recurrente:

El recurso de nulidad invoca únicamente la causal del artículo 373 letra a) del CPP, alegando la infracción de la garantía constitucional del debido proceso consagrada en el artículo 19 N° 3 de la Constitución, y la vulneración de los artículos 7, 83, 93, 180 y 197 del CPP. Señala que dicha transgresión se produjo como consecuencia de la diligencia intrusiva de extracción de sangre hecha al imputado, encomendada por funcionarios de Carabineros al médico de turno sin orden previa del fiscal a cargo, ni lectura de sus derechos, ni informársele sobre los hechos que se le atribuían. Cuando ocurrieron los hechos otra persona que viajaba en el vehículo se identificó como conductora del mismo, y el acusado fue examinado en calidad de testigo cuando se le extrajo ilegalmente una muestra de sangre.

Argumentos de la Corte Suprema:

La Corte rechazó el recurso de nulidad afirmando que si bien la prueba fue obtenida en su calidad de testigo, es poco probable que no se le haya informado del procedimiento y de la finalidad del mismo. La percepción del acusado no es confiable, desde que hay testigos que constatan su estado de ebriedad al momento de los hechos. La Corte sostiene que el acusado no puede reclamar de la falta de advertencia de sus derechos como imputado y de la ausencia del señalamiento de los hechos que se le atribuyen, puesto que ello se debe a su propia decisión de sustraerse de tal calidad y de la persecución penal que sobrevendría, exponiendo a una tercera persona a ocupar dicha posición en la investigación, actuación que no puede admitirse ya que excede del derecho de no autoincriminarse y pasa a constituir un ardid tramado para engañar a los funcionarios de la policía que inician las pesquisas.

Argumentos de la disidencia:

El abogado integrante Sr. Matus estuvo por acoger el recurso, pues la naturaleza de testigo no es concordante con la naturaleza de los exámenes que se le efectuaron. Al no constar el consentimiento del acusado ni una orden judicial para proceder, la prueba es ilegal. Al ser indubitado que el acusado fue tratado como testigo al inicio del procedimiento, entonces no puede presumirse su voluntariedad, desde que no se le informó la investigación penal en su contra.

Ver sentencia

Compartir en redes